El Parque Yamaguchi se construyó en 1988 fruto de la hermandad existente entre las ciudades de Yamaguchi y Pamplona y ofrece al visitante un ambiente de relajación y meditación en la ciudad. De estilo oriental, tiene diversas especies de plantas y árboles de origen nipón, con un original estanque del mismo estilo con un géiser, un palafito y cascada…  en un homenaje a las cuatro estaciones.

Dentro del parque se encuentra el Planetario de Pamplona, que posee una espectacular sala de proyecciones con un interesante programa y amplias salas de exposiciones.