Uno de los mayores atractivos que tiene la ciudad de Pamplona es la gastronomía, ya que abarca todo tipo de productos de gran calidad con la que se elaboran desde los famosísimos pinchos de Pamplona hasta los platos más típicos de la cocina navarra.

Destacan verduras, como las alcachofas, el cardo, la borraja y las habas, que pueden cocinarse de diversas maneras. También los pimientos, espárragos y cogollos son imprescindibles en cualquier menú típico de Pamplona. Algunos de los platos más característicos elaborados a partir de las verduras son la menestra, el pisto y la piperrada.

Durante el invierno son muy comunes determinadas legumbres como las alubias rojas y las pochas, cocinadas las primeras generalmente con un acompañamiento fuerte, como la birika y las segundas con diversas verduras. Otro producto típico durante esta estación es el relleno, hecho de cordero, huevo  y arroz.

Dentro de las carnes algunos de los platos destacables son el cordero en chilindrón, las magras con tomate y el gorrín asado, sin olvidar el chuletón de ternera de Navarra.

La tradicional matanza del cerdo permite elaborar diversos embutidos que sólo se encuentran en esta zona, como la txistorra y la birika, ésta última, como hemos señalado antes, acompañamiento muy frecuente en los platos hechos con alubias rojas.

También la famosa torta de txantxigorri, producto dulce muy apreciado aquí, se elabora a partir de manteca de cerdo, canela, azúcar y masa de pan.

Llegando ya a los postres, no se pueden olvidar los famosos quesos navarros de Roncal e Idiazábal. Otros postres lácteos destacados son las torrijas y la lecha frita, que se pueden degustar en varios restaurantes típicos del casco antiguo de la ciudad.