El Camino de Santiago es la ruta que peregrinos de todo el mundo recorren para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela y tiene en Navarra varias e interesantes etapas.

Siguiendo el llamado “Camino francés”, que es el más conocido,  la primera parada es Roncesvalles, en donde podrán contemplar la Real Colegiata rodeada de un paisaje  espectacular.  La mandó construir Sancho el Fuerte en 1219 y allí descansan sus restos y los de su esposa en un sepulcro gótico. Merece también la peña señalar el pueblo de Burguete, situado en las cercanías de la Colegiata.

Tras pasar Zubiri, llegan a Pamplona, momento que pueden aprovechar para conocer la famosa capital navarra y disfrutar de toda la oferta cultural y gastronómica que puede ofrecerles. Además si se aloja con nosotros disfrutará de una estancia cómoda y le proporcionaremos toda la información que necesita para hacer su estancia en Pamplona lo más interesante posible.

Visite la Catedral de Pamplona,  su fachada neoclásica y el resto de sus dependencias de estilo gótico.

Haga a pie el famoso recorrido del encierro, desde Santo Domingo, pasando por la plaza del Ayuntamiento y la calle Estafeta hasta llegar a la plaza de toros.

Pruebe también la gran variedad de pintxos que podrá encontrar en todos los bares de la ciudad, principalmente en el casco antiguo.

No olvide visitar la estatua del encierro ni pasear por la Ciudadela, la Vuelta del Castillo o la Taconera, ya que Pamplona es también famosa por sus amplias y cuidadas zonas verdes.

Después de haber cogido fuerzas en Pamplona, ¡a Puente la Reina!, lugar de encuentro con los peregrinos que vienen de Somport  Son puntos destacables en esta población la Iglesia y el Convento del Crucifijo. También  la calle Mayor, que desemboca en el famoso puente, franqueada por  casas de origen medieval.

Tras haber pasado por Puente la Reina,  a unos 20 kilómetros, llegarán a Estella, que destaca por sus numerosos templos románicos, construidos en el siglo XII.  No pueden dejar de visitar San Pedro de la Rúa,  el palacio de los Reyes de Navarra y la iglesia de San Miguel Arcángel.

La siguiente etapa les llevará a Los Arcos y desde allí a Viana, última etapa del Camino en Navarra, cuyo casco antiguo fue declarado monumento  histórico-artístico. Destaca la parroquia de Santa María de la Asunción, en donde descansan los restos de César Borgia  y las numerosas casas señoriales decoradas con escudos.